Historia del Bulldog Francés

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia del Bulldog Francés

Mensaje  Mibulldogfrances el Lun Oct 04, 2010 1:06 am

Tiempos Remotos

El Bulldog Francés es un pequeño Moloso de Presa. Los Molosos como tal, y no solo los de presa, estaban repartidos por todos los continentes. Fronteras hay muchas pero razas muy pocas. Casi todos los pueblos han navegado de un sitio a otro y en sus barcos llevaban, entre otros, Molosos de Presa. Lo que pasaba cuando llegaban a puerto es de sobra conocido.
En Inglaterra concretamente, los "británicos" ya tenían enormes perros que utilizaban en combates contra el enemigo invasor, los "pugnace britannicii". Los romanos fueron de los primeros en probar la casta de estos perros.
Si saltamos en el tiempo, en la Edad Media, y siguiendo en Inglaterra, la nobleza que cazaba con Mastiff, también se dio cuenta de que la carne de toro era mas sabrosa si ejercitaban a los animales antes de su sacrificio. Fue así que con sus grandes perros acosaban a los toros. Sin embargo, no permitían a los menos nobles tener perros de gran tamaño, e impusieron en 1272 lo que llamaron "leyes del bosque". Se sancionaba duramente a todos aquellos que eran vistos con perros grandes. Entonces, la picaresca del pueblo originó un perro, igual de fuerte y combativo que el Mastiff, pero de patas mas cortas. Es decir mas pequeño. Este fue, quizá, el primer paso hacia el Bulldog Inglés, un eslabón importante encaminado al Bulldog Francés.
El Bulldog Inglés se convertiría con los años en el perro emblema de los ingleses. La palabra Bulldog, aparece por primera vez escrita en el año 1632, en una carta que el Sr. P. Eaton escribe desde San Sebastián, España, a Wellingham, residente en Londres, en la que solicita "un buen perro Mastire, un cajón de botellas de licor y, ruego me consiga dos buenos bulldog".
Las peleas entre toros y perros llegaron a gozar de gran popularidad tanto en la alta como en la baja Edad Media. La propia reina Isabel I era una entusiasta de estas peleas. Si bien, hay que decir que, para otros personajes de la época, era un evento cruel y sin sentido. Por fortuna, fueron prohibidas en 1835.
¿Que se podía hacer ahora con una raza combativa y poderosa que ya no proporcionaba dinero a sus propietarios? Una vez mas se impuso la reducción de tamaño. Algunos criadores empezaron a seleccionar ejemplares mas pequeños. Este pequeño Bulldog no contaba con las simpatías de todos los criadores de entonces. Pensemos en la cantidad de dinero que circulaba en torno a los combates de perros, como ocurre aun hoy en día, a pesar de estar expresamente prohibidas. La espectacularidad de estos combates se veía disminuida con los Bulldogs mas pequeños, y no precisamente por falta de valor. Lo cierto es que a mediados del siglo XIX la raza estuvo a punto de desaparecer. Fue en Birmingham, en el año 1860, cuando aparecieron los primeros ejemplares de lo que, mas o menos, hoy conocemos como Bulldog Inglés.


Principios del XIX

Llegados a este punto, tenemos una raza a la que hay que suavizar el carácter para que se pueda dedicar, por ejemplo, ¿como perro de compañía? ¿para dar aviso? Quizá las dos cosas. El Pug, como se llama en Inglaterra al Carlino, parece que tuvo mucho que ver, en darle al Bulldog mas diplomacia. Los ejemplares no deseados se eliminaban, pero ¿se vendieron algunos a precio mas bajo? Estos, quizá destinados a las clases humildes, eran desdeñados por los amantes del bulldog nacional. A partir de aquí tenemos ya dos líneas raciales diferentes: el Bulldog Inglés y el English Toy Bulldog. De este último se deriva el Bulldog Francés.

Revolución Industrial en Inglaterra

Inexplicablemente, los Toy Bulldogs se hicieron muy populares en la región de Nottingham. Cuando la crisis económica del siglo XIX favoreció la emigración del grupo de los textiles a Francia, la mayoría de los encajeros de Nottingham se trasladaron a Caláis y se llevaron a sus pequeñas mascotas. Se distinguían por sus orejas en forma de concha. Este pequeño Bulldog cruzado con los "terrier-boules" (no confundir con el bull terrier), que se encontraban en manos de los carniceros y tratantes de ganado del matadero de la Villette de París, dieron forma al Bulldog Francés. Un poco después los cocheros, zapateros, vendedores ambulantes y hasta agentes de la policía se entusiasmaron con el "pequeño boule". Se convirtió en la mascota parisina de los artesanos y gente humilde. Su físico, su reducido tamaño, su peculiar fisonomía y su carácter, absolutamente encantador, se adueñaron de los aficionados a los perros de cara chata. También fue el favorito de las mujeres de las casas publicas, donde las "chicas de la Belle Époque" lo mantenían, quizá, como una excentricidad.


Finales del siglo XIX en Francia


Fue entonces cuando la clase alta, a través de los cocheros y de las casas de citas, descubrió y empezó a enamorarse de este pequeño perro de inquietante y persuasiva mirada. Inmortalizado por Toulouse-Lautrec, en su cuadro "Le marchand des marrons" en 1897, el Bulldog Francés, paseaba los grandes bulevares. Mistinguett, Colette, Mac Orland, el rey Eduardo VII con su perro Peter en Inglaterra, fueron algunos personajes aficionados de la raza. Es de destacar el perro de la princesa Tatiana de Rusia, Ortino, su esqueleto fue encontrado junto al de su dueña cuando exhumaron los restos hace unos años. En Austria, en Alemania y por supuesto en Estados Unidos la raza adquirió un notable protagonismo.
La carrera del Bulldog Francés empezó de verdad en 1880 al fundarse una asociación que, cada semana, reunía a una cincuentena de aficionados y criadores parisienses.
En 1885 se abrió el primer registro con carácter provisional. El Bulldog Francés participó con ese nombre por primera vez en una exposición oficial en 1887. Al año siguiente se elaboraron los estatutos del club a iniciativa de Marcel Roger, primer presidente elegido y gran amante de la raza. Sin embargo, hubo que esperar diez años para que la Sociedad Canina se interesara de verdad por la raza. Esto ocurrió cuando la Sociedad Central Canina Francesa sugirió que, el grupo formado por Gordon Bennett, llamado los Amantes del Bulldog Francés, y el Bouledoge Club de Francia (presidido por Marcel Roger) se unieran. Tanto los unos como los otros lo admitieron, y de ahí surgió el Club del Bouledoge Francés tal y como lo conocemos ahora. El presidente fue Menans de Corre y el vicepresidente Gordon Bennett.


Inglaterra entre los albores de 1900 y 1953


¿Que paso en Inglaterra mientras tanto? Cuando el Bulldog Francés apareció en Inglaterra en 1898, provocó un verdadero escándalo en los medios británicos. Así, por ejemplo, se podía leer en la prensa especializada que: " los ingleses, que siempre hemos tenido un gran afecto por nuestro perro nacional, tenemos que rechazar ese pequeño engendro indescriptible que han traído a nuestro país, por mas que lo llamen bulldog francés". Es un poco incomprensible tanto escándalo, ya que, como hemos visto, perros con estas características no eran del todo desconocidos en estas tierras. Y aun mas, en una ilustración del año 1849 aparecía un pequeño bulldog, llamado Nottingahm Frank, propiedad de William Tupper, que ya tenía características de esta raza. Tan solo se diferenciaba en la cola, que era larga. Esta ilustración fue publicada en 1904 en el Kennel News. En una exhibición, organizada por el Kennel Club, en 1893, G. R. Krehl mostró, fuera de concurso, a sus pequeños bulldogs importados de Francia. Al año siguiente el Kennel Club programó una clase aparte para esta clase de perros, llamados French Bulldog. El peso no debería superar las 20 libras, o sea, aproximadamente 10 kilos. En unas fotos de 1915 se puede encontrar al Coronel Rommilly y a Mrs. Rommilly con algunos de sus campeones. Si bien, es sabido que Mrs. Romilly consiguió su primer Frenchy en 1894. Ellos estuvieron muy unidos a los acontecimientos del French Bulldog Club de Inglaterra. A su primera presidenta, Lady Lewis, se la puede ver en una foto de la epoca, con sus perros en los jardines de Harpton Court, en Herefordshire. Pero esto, como dice su presidenta actual, Vivien Watkins, forma parte de la urdimbre. La trama, como ella también lo llama, empezó, a partir de 1945, con los pioneros en el resurgimiento de la raza, después de haber estado casi todo paralizado por causa de la guerra. El puente entre la urdimbre y la trama lo establecieron: Mrs. Helen Colman, Mrs.David Sugden y Mrs. Gladys Loseby. Sus afijos (Nork, Silpho y Millhouse), le dieron un buen empujón al Frenchie a través de las importaciones que hicieron de perros americanos: Ch. Hunk's Bequest, Berbay's Le Boy, Rodney Erie Perie, Rodney Bon Chance y Keysoe Ambassador. Todos ellos compartiendo un antecesor común. El gran americano Ch. Nellcote Gamin, que fue, de hecho, padre de Hunk. Junto a Millhouse apareció en escena, en 1930, Gladys Anderson, con su afijo The Moorings, ella fue capaz, a pesar de los difíciles años de guerra, de mantener algunos perros. A "Froggie", como era llamada cariñosamente, se la puede ver en una foto mostrando al Ch. Bijou of Milmai, en la exposición del Club en 1952. Mas tarde llegaría a ser la presidenta del Club. Todos ellos ejercieron una gran influencia en la raza y tuvieron grandes éxitos como criadores. El Ch Mark of Millhouse tuvo una influencia mítica en la raza, así como Ch. Fifi of The Moorings.

_________________
Recuerda: Antes de Postear debes leerte las normas del foro.
avatar
Mibulldogfrances
Admin

Mensajes : 162
Puntos : 290
Fecha de inscripción : 30/09/2010

Ver perfil de usuario http://mibulldogfrances.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.